Si echamos la vista atrás, podemos comprobar como hace unos años la focal de 50mm se consideraba como el estándar cuando nos hacíamos con una cámara réflex. También es cierto que por aquella época los objetivos con zoom eran extremadamente caros y pesados como para convertirse en la opción más demandada. Con los avances tecnológicos que fueron poco a poco llegando, se redujo el tamaño, precio y peso de los objetivos zoom lo que motivó un cambio que dejó a los objetivos de focal fija de 50mm en un segundo plano, algo que para muchos es una autentica pena. Si todavía no te has hecho con uno, te dejo 6 argumentos que te harán ver porque estás tardando en comprarte uno.

1.- Precio

En su mayoría, los objetivos de 50mm son baratos. Podemos encontrar por ejemplo el Canon 50mm f/1.8 EF II por alrededor de unos 100€, o el Nikon 50mm f/1.8 D AFpor unos 120€. A pesar de ser objetivos que no destacan por su gran acabado, si disfrutan de una más que aceptable robustez.  Claro está, que si eres de los que buscan un objetivo con luminosidades mayores los precios pueden subir bastante como es el caso del Canon 50mm f/1.2L EF USM con precio superior a los 1500€.

Objetivo Nikon 50mm

2.- Calidad

La mayoría de cámaras réflex digitales vienen de serie con un objetivo zoom estándar. Aunque la calidad de las lentes en los últimos años ha aumentado, estos objetivos incluidos en los kits no destacan por ser los mejores de su gama. Los distintos fabricantes con intención de abaratar los precios, incluyen objetivos con acabados que dejan bastante que desear. Aquí es donde un objetivo de focal fija se diferencia de sus hermanos “kit zooms” al incluir en su construcción un menor número de elementos, lo que nos ofrece una mayor calidad final de imagen. Son lentes que presentan por lo general muy poca distorsión en comparación ya que están diseñados para lograr el máximo rendimiento en una sola distancia focal.

3.- Luminosidad

Debido a lo que mencioné anteriormente, los objetivos zoom incluidos en los kits, pretenden además de baratos, ser compactos y ligeros, por lo que lógicamente su luminosidad se ve afectada por tales limitaciones. La mayoría de estos objetivos tiene una apertura máxima de f/3.5 en la focal menor y de f/5.6 en la mayor. Por lo tanto no son los más indicados en situaciones de iluminación escasa, donde no queramos o podamos usar el flash, ya que nos vemos obligados en muchos casos, a abusar de valores ISO más altos de los deseables. Con esto se pierde calidad y las posibilidades de ampliación de nuestra fotografía se reducen, al perderse definición debido dicho aumento de la sensibilidad. La gama de objetivos 50mm de casi todas las marcas tienen como mínimo una apertura de f/1.8, lo que los hacen ideales para tales situaciones.

4.- Profundidad de campo

Existen muchos aficionados que se preguntan muchas veces como conseguir esos fondos tan desenfocados que ven en algunas fotos. Si está en esta situación, ya sabes cual es la solución. Dichas lentes al disponer de luminosidades altas, tienen la posibilidad de reducir tanto la profundidad de campo que conseguirás resultados espectaculares. Por este mismo motivo son objetivos especialmente indicados para fotografía de retratos, pues al utilizar aperturas mayores nuestro modelo ganará protagonismo al separarse del fondo.

5.- Aprendizaje

Con el uso de objetivos de focal fija aprenderemos a depurar nuestra técnica echando mano de nuestro ingenio. Cuando a alguien que siempre ha usado objetivos con zoom le recomiendo que se haga con un objetivo de focal fija me mira con la cara un poco desencajada. ¿Por qué voy a acercarme y alejarme yo para sacar una fotografía si puedo hacerlo tranquilamente con el zoom? La razón es muy sencilla, a medida que nos vayamos acostumbrando a ello, iremos aprendiendo a componer correctamente las imágenes. Con un objetivo zoom nos acabamos “conformando” con que todo quepa dentro y ya está, sin embargo con una focal fija nos vemos obligados a buscar el modo de que lo que realmente nos interesa entre en el visor de nuestra cámara. Si de verdad te gusta la fotografía encontrarás en ello una diversión más.

6.- Bokeh

Bokeh es un término acuñado por los japoneses para referirse a la calidad y no la cantidad, del desenfoque que produce un objetivo, por lo tanto se podría decir que es una cuestión subjetiva y que depende del gusto personal de cada uno. Un bokeh agradable es especialmente importante en objetivos muy luminosos, pues en sus mayores aperturas de diafragma producen una profundidad de campo mínima, favoreciendo la aparición del bokeh.

Aclaración: 50mm en cámaras con sensor APS-C

Las cámaras réflex tradicionales, analógicas o de carrete, como prefieran llamarlas, y las réflex digitales denominadas full frame, trabajan con una superficie fotosensible bastante mayor a un sensor APS-C. La perspectiva que se consigue con esta combinación es equiparable a la que es capaz el ojo humano de ver con nitidez, por lo que se convirtió en su día en la razón perfecta para tratarlo de objetivo estándar. La mayoría de las cámaras réflex digitales poseen un sensor APS-C, que al ser de menor tamaño producirá un efecto en la focal equivalente a multiplicarla por 1.5x o 1.6x según modelos. Por lo tanto al usar un objetivo 50mm en nuestras cámaras obtendremos los mismos resultados que si de un 75mm o 80mm se tratase en cámaras full frame. Para fotografía de retrato esto podría incluso considerarse una ventaja, pero para fotografías en interiores se convierte en un inconveniente. Algunas marcas como Sigma con su 30mm o Nikon y Sony con sus 35mm, han tratado de paliar dicha carencia, consiguiendo una equivalencia de 45mm y 52,5mm respectivamente. Cierto es que Canon dispone también de un 35mm pero su precio es bastante más elevado. En el caso de las cámaras con tecnología (Micro) cuatro tercios, al ser un sensor incluso más pequeño, el factor de multiplicación se elevaría a 2x, por lo que ofrecen objetivos con focales de 20mm y 25mm.

Si sigues teniendo alguna pregunta no dudes en añadir un comentario, y si por el contrario eres de los que ya lo tienes, no dejes de comentarnos tu experiencia!