Llega el invierno, y con él, el frío y en muchas regiones, la nieve. Ésta estación trae consigo una nueva gama de oportunidades para fotos familiares, donde las escenas normalmente coloridas, se ven de repente cubiertas de una capa de nieve. Los árboles desnudos forman una marcada silueta, que contrasta con un fondo blanco brillante, cualquier pradera se convierte en un manto completamente blanco.

Si bajo éstas circunstancias trataste alguna vez de sacar una fotografía, habrás podido comprobar que los resultados no son siempre los esperados. Los paisajes nevados son quizás una de las situaciones más difíciles de capturar con nuestras cámaras digitales. La medición del balance de blancos y de la exposición puede ser fácilmente engañada por unas condiciones de luz demasiado brillantes. Tanto si el cielo está nublado o el sol brilla, hay que tener especial cuidado en evitar estropear los colores completamente. La nieve es muy brillante, lo que hace que actúe, a ojos de nuestra cámara como una segunda fuente de luz.

Recomendaciones previas

Antes de centrarnos en como mejorar nuestras fotografías, vamos a repasar un par de recomendaciones:

CondensaciónNo debemos olvidar que nuestra cámara es un aparato electrónico, y por lo tal debemos seguir a rajatabla los consejos que nos da el fabricante, en relación a las precauciones que debemos tomar en lo que a la condensación se refiere. Nunca trates de sacar fotografías, si has pasado repentinamente de un lugar frío a uno cálido. Esa diferencia de temperatura puede hacer que ser creen gotitas de agua en el interior de nuestra cámara, y trabajar con nuestra cámara en ese momento puede traducirse en una desagradable sorpresa. Siempre es conveniente esperar unos minutos antes de volver a utilizarla.

– Tanto la cámara como las baterías, tienen un rango de temperaturas donde van a trabajar con mayor eficacia. En España, no deberíamos tener problema con ello, pero hay que tenerlo en cuenta si viajamos en invierno a lugares extremadamente fríos. El problemas de las baterías, es que al enfriarse pierden efectividad. Una manera de evitarlo es llevarlas en algún bolsillo, donde mantengamos una temperatura algo más elevada, y colocársela a la cámara antes de comenzar.

Consejos prácticos

El principal problema de la nieve es que su tono tan blanco y reflectante, confunde el sistema de medición de la cámara. Todas las cámaras han sido construidas con sistemas de medición diseñados para ofrecer una imagen perfecta asumiendo un rango de contraste “normal”. Funcionan muy bien para la mayoría de situaciones, pero cuando el sujeto es predominantemente blanco, como la nieve, la cámara tiende a subexponer la fotografía para que el blanco se vuelva gris, intentándolo acercar a los medios tonos. Esto también ocurre, en menor medida, en escenas de playa donde la arena y el mar, son la parte principal de la escena.

Algunas cámaras ofrecen un modo “nieve” o incluso “nieve-playa”, muchas veces vienen englobados en la misma categoría, atendiendo a la gran cantidad de brillos que ambas situaciones producen. Ésta característica puede ser muy útil, ya que por lo general, corrige el cálculo del balance de blancos de la cámara automáticamente y aumenta el valor de exposición para evitar que la imagen quede sub-expuesta.

El modo nieve suele ser eficiente y ofrece resultados más que aceptables. Sin embargo, no es perfecto, y no siempre está disponible, ya que depende de la marca y modelo de cámara. Por otra parte, si se utiliza este modo, el fotógrafo, por lo general, perderá control sobre la apertura y velocidad de obturación, lo que limitará la creatividad. Afortunadamente, hay maneras de tomar una preciosa fotografía en la nieve, sin la ayuda de un modo de escena predefinidos.

Si el día está nublado como sucede a menudo en invierno, el balance de blancos es fácil de configurar. El modo “nublado” disponible en la mayoría de cámaras, normalmente funciona bien en esta situación y produce colores precisos. La exposición a menudo necesita corrección, y subiendo el valor de la compensación por +0,7 ó +1 suele ser suficiente.

Fotografiar la nieveSi por el contrario el cielo es azul y la luz es muy brillante, el ajuste del balance de blancos es aún más importante. La mayoría de las veces los modos predefinidos no pueden manejar esta situación, dando lugar a una predominante azul en todas nuestras imágenes. En este caso, la mejor manera de lograr un balance de blancos correcto es utilizar el pre-ajuste manual, ya que nos permitirá a nosotros mismo calcular “in situ” la temperatura de la luz necesaria. Dependiendo de nuestro modelo de cámara, puede funcionar de distintas maneras. A veces simplemente apuntando la cámara a un trozo limpio con nieve y pulsando un botón, queda registrada nuestra medición, en otros caso habría que hacer una foto de esa misma zona de nieve limpia y a través del menú elegirla como la fotografía a partir de la cual se realizará la medición. Eso sí, ten especial atención a las sombras. Incluso en una zona aparentemente uniforme de nieve puede haber áreas más oscuras, y su utilización para establecer el balance de blancos producirá un tono de color incorrecto. Una buena medición puede ser válida para una sesión entera, si las condiciones no cambian drásticamente.

Trabajar en RAW nos ahorrará tener que estar haciendo éstas mediciones, si disponemos de algún elemento en la fotografía de un gris neutro para poder corregirlo en el ordenador, pero en la mayoría de los casos no dispondremos de él.

Fotografiar la nieveEn éste tipo de condiciones, la cámara puede sub-exponer aún más si cabe la toma final, por lo que debemos prestar especial atención a este detalle. La compensación en estos casos puede variar incluso en 2 pasos. Si nuestra cámara dispone de histograma, éste seria el momento perfecto para hacer uso de él.

Si lo que deseamos es, realizar una toma mientras aún está nevando, es de vital importancia desactivar el flash, pues nos daría dos efectos negativos. Por un lado hará que la medición sea bastante más baja de lo debido, y por otro lado, se producirán reflejos en los copos de nieve, desviando la atención del espectador al ver la fotografía.

Espero que estos consejos les sirvan de ayuda, y no se olviden comentar los resultados.