setas1Esta mañana mientras caminaba por la calle me tropecé con dos setas preciosas, eran dos ejemplares enormes que le invitaban a uno a gastar algo de tiempo en fotografiarlos, fue una lástima que no llevara mi cámara encima. Y es que llegó el otoño, y con él, las lluvias y días oscuros donde los árboles pierden sus hojas formando un manto a nuestros pies. Bajo estas condiciones, se desarrollan con mayor facilidad casi todo tipo de hongos y a quién no le encantaría poder inmortalizar la belleza que poseen. Me gustaría darles una serie de consejos para de algún modo ayudarles a que así sea.Composición

Para las personas que como yo que no estamos acostumbrados a vivir en zonas con un otoño húmedo, encontrarse con una seta mientras pasea por el bosque puede ser hasta emocionante. Lo normal si uno lleva la cámara consigo es sacar una foto centrándose en la seta y olvidándonos de los posibles encuadres. Esto estaría bien si quisiéramos hacer un libro o un catalogo sobre dichos hongos, pero en nuestro caso queremos ir mas allá. Vamos a tratar de buscar un encuadre que aparte de mostrarnos el hongo como elemento principal, nos sugiera además una bonita escena.

 

Lo primero es pensar en la regla de los tercios, y colocar dicho elemento en uno de los puntos de interés. De esa manera podemos incluir algo mas en nuestra toma dando otra perspectiva a nuestra foto. No debemos limitarnos a una foto horizontal, pues muchas veces girando la cámara podemos crear una escena completamente diferente y llena de interés. Cómo siempre las reglas están para romperlas, y en cada caso es diferente el resultado.

La mejor manera de tomar una fotografía de algo que esta a ras del suelo es precisamente colocarnos al mismo nivel. Es conveniente llevar consigo un plástico que podamos utilizar para no tumbarnos sobre las hojas húmedas o el barro. Piensa en los posibles encuadres y tomate tu tiempo. Busca elementos que puedan crear formas que armonicen con los hongos, y de esta manera componer una bonita toma.

Profundidad de campo

Siempre podemos crear imágenes con una gran profundidad de campo, donde tanto el primer plano como los elementos de fondo gocen de gran nitidez, simplemente con cerrar un poco el diafragma antes de tomar la foto. Sin embargo para este tipo de fotografía nos interesaría quizás lo contrario, abrir suficientemente el diafragma para lograr que el fondo siga presente pero desenfocado, dando así de ese modo mayor protagonismo a nuestro amiga seta. Debemos intentar buscar un fondo que armonice contraste con ella, resaltando sus formas y colores.

Muchos modelos de cámaras poseen un botón que nos permitirá comprobar el efecto de la apertura seleccionada. Úsalo. Comprueba que ningún elemento del fondo nos desvíe la mirada de nuestro “modelo”. Elimina cualquier rama, hoja, o piedrecita que lo ocasione, y haz alguna foto para contemplar el resultado.setas3

Post-procesado

Tras llegar a casa y seleccionar las mejores fotografías, podemos corregir la exposición, el contraste, y quizás realizar un reencuadre. Hay que evitar ser exagerado a la hora de manipular las fotos, no es necesario elevar la saturación al máximo para conseguir resultado óptimos y  en muchas ocasiones esto puede llevar a confusión a la hora de identificar las diferentes especies.

Como recomendación haría especial hincapié en que tenemos que tener mucho cuidado con nuestro equipo. Este tipo de fotografía requiere en la mayor parte de los casos andar arrastrándose por el suelo, por lo que el polvo y barro pueden darnos algún que otro disgusto.

La fotografía de naturaleza es algo que a la mayoría nos atrae. Si además de disfrutar de ella, podemos acercar a los demás, detalles que a ojos de la mayoría podrían pasar desapercibidos, es algo para estar orgulloso.

Fotografías: http://www.nlnatuur.nl/