Febrero es un mes de vacaciones en la nieve. Quienes prefieren quedarse en casa aprovechan para pasear o realizar pequeñas escapadas de fin de semana. Ambas son oportunidades perfectas para realizar elegantes fotografías de invierno. Konrad Bak, experto de Fotolia y uno de sus colaboradores más prolíficos, señala los detalles que requieren especial atención a la hora de tomar fotografías en entornos invernales.

Fotolia_27842749_M

Ciertas condiciones atmosféricas, como una luz solar más tenue, copos de nieve cayendo o las bajas temperaturas son factores que sin duda afectan la calidad de las fotos. Además, tienen una importancia crucial en las preparaciones previas a la sesión fotográfica. ¿Cómo podemos conseguir tomas de esquí vívidas, o prepararnos para captar paisajes majestuosos?

Equipo

En términos generales, el equipo para realizar fotos de invierno no difiere mucho del que podamos usar en estaciones más cálidas. Si vamos a sacar fotos en un día despejado y soleado sin duda usaremos un reflector para iluminar y suavizar las sombras más duras de nuestros objetos a fotografiar. Si queremos resultados profesionales vamos a necesitar lámparas de campo, que iluminarán grandes áreas, aunque también conseguiremos unos buenos resultados usando focos portátiles. En este caso, si usamos el autodisparador podremos añadir un toque de luz desde cualquier lugar y distancia. Sin embargo, debemos recordar que el equipo de marcas de renombre garantizará un funcionamiento sin problemas en un rango muy amplio de temperaturas, frente a equipos baratos importados de oriente. Fotolia_27364584_M

– Si vamos a tomar fotografías en un entorno muy nevado sin duda merece la pena usar algún tipo de carcasa para la cámara, e incluso adquirir este tipo de accesorios para los flashes más valiosos que tengamos. Además, protegerán nuestro equipo de la lluvia ligera. De todas formas, en líneas generales prefiero evitar tomar fotografías si está cayendo una nevada copiosa. Recordemos que la nieve que se derrita en las aberturas de ventilación de los flashes puede alcanzar el interior del mismo y causar un cortocircuito. Los copos de nieve derretidos en la lente pueden ser una molestia, aunque podemos minimizarlos usando un parasol de pétalo, que resulta especialmente útil para los teleobjetivos- dice Konrad Bak.

Fotolia_28572587_M

Ajustes correctos

Cuando tomemos fotos en entornos blancos tenemos que acordarnos de configurar el balance de blancos de forma que la nieve tenga una tonalidad adecuada. Esto no se tiene en cuenta ciertas condiciones como amaneceres o atardeceres. La tonalidad de la nieve debería resultar ligeramente fría, levemente celeste. Esto es importante porque así la piel de nuestros sujetos tendrá un tono rosado fresco y natural. Por otra parte, si realizamos fotos a contraluz es importante añadir luz al rostro con un flash frontal. La potencia del flash tiene que regularse para que consiga equilibrar la luz fuerte que viene desde detrás del sujeto. Si lo hacemos bien conseguiremos unas imágenes con un cielo de un increíble color azul. Podemos conseguir un efecto similar (un color intenso en el cielo y unas nubes muy definidas) usando un filtro polarizador. En los casos en los que hay un gran contraste entre la parte superior e inferior de la foto, un filtro de degradado neutro puede resultar muy útil. También se pueden conseguir efectos muy interesantes usando un filtro de degradado cálido, que dará un agradable tono anaranjado a la imagen.

Fotolia_27365103_M

¿Fotos estáticas o en movimiento?

¿A qué deberíamos atender cuando hacemos fotos a un hermoso paisaje de montaña? ¿Y cuando es gente jugando en la nieve? Si nos apasionan las fotos de paisajes, las fotos más espectaculares se deben tomar al atardecer o al amanecer, sin duda. Pero debemos tener en cuenta que en invierno el atardecer y sus condiciones de luz son mucho más breves que en verano. Aún así, tomas con nubes rasgando las cimas de las montañas o bancos de nieblas en los valles crean unos escenarios fantásticos para reportajes fotográficos de paisajes de montaña.

No obstante, con las fotos “deportivas” obtendremos mejor resultado con días soleados. Si queremos captar a nuestra pareja esquiando, o a nuestros hijos jugando con trineos, la velocidad de exposición será crucial: cuanto más rápida, mejor. Dependiendo de la velocidad del sujeto, la velocidad de obturación debería ser de 1/500 o menos. Una buena forma de conseguir un desenfoque de movimiento en el fondo es sincronizar el movimiento del sujeto con la cámara. Así, con velocidades de 1/80 conseguimos una sensación de dinámica en la imagen al tener el fondo con desenfoque de movimiento y mientras que el sujeto permanece nítido.

Fotolia_29032704_M

También es importante recordar que las fotos de personas, en especial los retratos, deberían tomarse con lentes de distancia focal de 50mm o más. Para capturar detalles, como copos de nieve o pétalos de flores los teleobjetivos resultan perfectos. Sin embargo, los paisajes de invierno como mejor quedan es capturados con angulares. Si nuestra cámara es un modelo más modesto, en términos tanto económicos como tecnológicos, no temamos usar los ajustes manuales. ¡Experimentando un poco podremos conseguir unos efectos realmente interesantes!

¿Quién es Konrad Bak?

Konrad Bak nació en Breslavia, Polonia, en 1975. Diseñador gráfico y fotógrafo especializado en moda, lleva trabajando en Fotolia desde 2009, con más de 70.000 imágenes vendidas.

Se tituló en Telecomunicaciones en la Universidad Técnica de Breslavia, aunque su interés por el diseño gráfico y la fotografía venía de antes. Con el tiempo decidió dedicarse a lo que realmente le interesaba, la fotografía, y con lo que se sentía realmente bien.  Aquí tienen un enlace a su portafolio en Fotolia.

 

Fuente: Fotolia